Elena y Jaime. Un vestido con mucha historia.

 

 

He querido subtitular el post del hoy un vestido con mucha historia, porque sin duda una de las cosas más especiales de ese día fue el vestido que lució Elena. Nuestra novia, perdió a su madre muy joven, con 13 años y desde entonces había estado guardando el vestido de la boda de su madre con mucho amor. Su tías Merche y Carmen, que han sido como unas madres para ella, le dieron la idea de reformarlo para que lo pudiera usar ese día.

 

No fue una tarea fácil pues en todas las tiendas donde llamaba le daban una negativa por respuesta, al final Elena Styl en la Calle En Sanz, a quien conmovió la historia, se comprometió a realizar el sueño de Elena y se puso manos a la obra con la transformación. Sin duda unos de los momentos más emotivos y conmovedores fue cuando Elena se hizo su primera prueba, la transformación había quedado maravillosa y era justo lo que ella buscaba.

Las sandalias de Elena eran de la firma Carvela, anillo y pendientes de Aristocrazy, su amiga Mª Carmen de Chic Peluqueros fue la encargada de peinarla y el maquillaje fue de la firma NARS.

 

 

 

Jaime estaba muy guapo con traje y zapatos de Emidio Tucci, camisas de Rushmore y corbata de Calvin Klein.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un sinfín de detalles preparados por Elena, su familia y amigos inundaron nuestros jardines ese día, destacar el seating de temática viajera ya que nuestros novios son unos verdaderos trotamundos. Su amiga Patri se encargó de los regalos de la boda y del diseño y realización del seating, las mesas eran nombres de sitios visitados por los novios y los meseros realizados por el tío de Elena estaban tallados en cuerno de ciervo y eran preciosos. El de la mesa presidencial estaba personalizado con la fecha del enlace y tenía una inscripción que ponía Route 66, el viaje de su Luna de Miel.

 

 

 

 

 

 

 

Mi opción preferida para la ceremonia, en lugar del clásico arroz, conos en papel Kraft con washi tape y  Lavanda Seca, realizados por Elena y su amiga Patri quedaron así de bonitos.

 

 

 

 

 

Ya podéis imaginaros lo emocionante que fue cuando Elena y su padre hicieron la entrada para la ceremonia, tengo que deciros que TODOS llorábamos, verla llegar del brazo del que ha sido su gran apoyo en todos estos años, su mejor amigo y tan guapa con el vestido de su madre, fue precioso. Luego Elena me decía lo larga que le había parecido la entrada el primer día que la vio y lo corta que se le hizo ese día. Me reitero en mi opinión de que la entrada de la novia es el momento más especial de la boda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como es habitual en todas las bodas, también hubo un photocall del que se encargaron de preparar todo las tías de Elena, banderines de la Route 66, marco personalizado, disfraces, todo estaba al detalle. Aunque sin duda a mi lo que mas me gusto fue el Cigar Bar que los primos Luisa y Marcos regalaron a los novios, no había visto tanto tabaco diferente hasta ese día.

 

 

 

 

 

El baile quedo muy bien, os doy una pista a ver si sabéis cual era... "Nobody puts baby in the corner"... Si, los novios quisieron emular a Jennifer Grey y Patrick Swayze y bailaron "The time of my life" de Dirty Dancing, película favorita de la novia.

 

 

 

Se que Elena querrá que agradezca a toda la familia su ayuda y apoyo incondicional: Ángela y Jose Manuel, padres de Jaime, Camilo papa de Elena, la tía Merche, a todos los hermanos de Jaime, a todos los tíos, tías y primos, siempre dispuestos a ayudar.

No podemos dejar de mencionar a Noelia Quirós fotógrafa y responsable de las fotos tan bonitas con las que hemos ilustrado este post.

 

Hasta pronto!

Bea